Kalanchoe

Kalanchoe

Pertenece a la familia de las crasas y los cactus. Son muy fáciles de cultivar y si lo haces bien, te regalará flores casi todo el año. Además son idóneas como planta de interior, ya que no necesita cuidados específicos y proporciona unas tonalidades muy especiales que dan un toque personal al hogar.
En la medida tradicional, el Kalanchoe se usan para tratar infecciones, reumatimos e inflamaciones. También se usa para tratar heridas de difícil cicatrización, tratamientos de esquizofrenia, crisis de pánico y miedos, entre otras enfermedades.

Secretos del Kalanchoe

Temperatura: Calor normal, no menos de 10ºC en invierno.
Luz: Una ventada orientada al este o al oeste de primavera a otoño; en invierno, una orientada al sur
Agua: Riegue a fondo, luego déjela hasta que el compost esté medio seco.
Humedad del aire: No necesita pulverización.
Cambio de maceta: Cada año después del reposo primaveral.